miércoles, 9 de junio de 2010

DE LOCOS

La pasada semana estuve viendo en vivo y en directo, una de esas cosas que cuando te las cuentas, o unico que se te ocurre decir es ¡¡ bah, ese está zumbao!!.

El integrante del Aguaverde Fran Vacas, logro el record del mundo de los 1000 kms outdoor, en el velodromo de Talavera de la Reina.

Hace algun tiempo, se puso en contacto conmigo, para ver si podia ayudarle, participando como juez y como miembro representativo de Talavera y así mismo, del Tritalavera, ya que su entrenador no es otro que Pablo.

Aunque la idea no me agradaba demasiado, la ilusion y ganas que él tenia, me hicieron claudicar y confirmar mi asistencia, a pesar de todos mis quehaceres por esta epoca, entre otras cosas renunciar al Clasificatorio de Madrid.
Para mas inri, la nena se puso enferma esa misma noche y tuve que ir a la prueba casi sin dormir.
Si te paras a pensar la hazaña, te parece increible, pero si la analizas en profundidad... se te acaban las palabras, si ya es dificil hacerse 1000 kms seguidos, imaginaros en un velodromo de unos 330 mts, es...¡¡¡ acojonante !!!. Que se piensa? que se siente? de piedra me quedé (como la gargola de Notre Dame).

En mis turnos, no paraba de hacerme esas preguntas y ahí es donde te das cuenta del famoso dicho de los deportes extremos " No existen las barreras fisicas, existen las barreras psicologicas", por eso, desde aquí, me quito el sombrero ante Fran Vacas y le doy mi mas sincera enhorabuena.


La temporada sigue, y de la noche a la mañana, 40º a la sombra, esto no hay quien lo entienda, y lo peor de todo es que el cuerpo se resiente, no tienes ganas de entrenar, te sientes cansado con el calor, ya me ha tocado de entrenar 2 o 3 dias a las 5 de la tarde y madre mia, que cruz, pero es que este verano muchos dias me tocará entrenar en estas condiciones.

En uno de mis entrenamientos normales, coincidimos con David Arroyo, flamante segundo puesto de Giro, y nos unimos a su grupo, muchas veces compartimos calentamiento, pues cuando aprieta un poquito, no hay Dios que lo siga, y menos yo; pues lo curioso que nos unimos a él, empezamos a rodar, 29/h, 30, 32kms/h, vamos por aqui, torcemos para allá y cuando llevamos 20 kms volvemos a Talavera, callejeamos, llegamos a un parque y... nos pusimos a comer palmeras de chocolate y a beber coca-cola light, mientras nos contaba anecdotas del Giro, vaya entrenameinto raro que hice, 24 kms a 30kms de media, para luego meterme el doble de calorias que habia perdido, pero fue divertido y para mi, es parte de este mundillo.

Mi proxima parada, Buelna, mi estado de forma, una incognita. Mi nueva vida, los acontecimientos, el trabajo, no me deja de entrenar con una constancia regular deseada, eso sí, cuando entreno, entreno muy bien.

Y si volvemos a hablar del tiempo, hoy no pasamos de 20º, 15 grados menos que el domingo, me he agarrado una chupa de agua acojonte y es que... hasta el 40 de mayo, no te..bla,bla,bla.



1 comentario:

Daniel dijo...

Tú para Buelna vente a entrenar conmigo y ganas en veteranos, ajaja.